FundaciónImpulsar©Copyright 2017.  Todos los derechos reservados.  Diseñado por                        en la plataforma de 

wingu.png

Ser un buen mentor: 5 reflexiones de Marcelo Dutra

July 13, 2017

‘Un mentor es alguien que acompaña, escucha, sugiere y observa. Un mentor no es el dueño de la idea, y nunca decide por el negocio de alguien más.’, cuenta Marcelo. 

 

 

Conversamos con Marcelo Dutra, mentor con amplia trayectoria, orador inspirador y ahora capacitador de Fundación Impulsar, para indagar desde su experiencia lo que significa ser un buen mentor.

 

La primera Mentoría que realizó Marcelo fue con Cintia Chantada, creadora de “Universo Bellotas” un emprendimiento de animaciones infantiles. Cuando le preguntamos cuáles fueron sus mayores aprendizajes, destacó los 5 siguientes.

 

1. Un buen mentor escucha.

 

“Ser mentor no significa arrojar perlas de sabiduría a jóvenes emprendedores ávidos de conocimiento. Ser mentor significa saber escuchar, antes que todo, y hacerlo de forma activa; no solo lo que se dice, sino identificar también lo que no se dice”. Marcelo nos comenta que la llave para construir relaciones de mentoría es reconocer los intereses y objetivos que motivan a los emprendedores.

 

“Escuchar significa interpretar lo que las palabras de la otra persona significan para él. Ser un mentor me enseñó mucho de cómo trabajar con los demás y entender por qué hacen lo que hacen. Me ha dado la serenidad para observar a la gente y acompañarlas a partir de su visión y sus propias intenciones”.

 

2. Un buen mentor tiene vocación de servicio, y es humilde

.

La mentoría requiere vocación de servicio. En las palabras de Marcelo:

 

“Nunca podemos estar 100% disponibles si creemos que nuestro conocimiento es indispensable. Los mentores somos tan solo una columna del emprendimiento. El proyecto requiere mucho más que un mentor y las herramientas que brindamos; si bien somos importantes, somos siempre menos que el emprendimiento en su totalidad”. Los mentores no tienen jerarquía alguna por sobre el emprendedor. Es vital que el mentor logre ubicarse a la altura del emprendedor. Ni más ni menos.

 

3. Un buen mentor se centra en las relaciones personales e invierte en la construcción de confianza.

 

Marcelo nos dice que si bien los mentores suelen ser seleccionados por sus habilidades y conocimientos sobre el desarrollo de una organización, es la calidad humana la que define a un buen mentor.

 

“Puedo tener los mejores conocimientos técnicos, pero si no encuentro la manera correcta de transmitirlos, es inútil. Yo invierto mucho tiempo en entender al emprendedor, me intereso por conocer el espacio donde trabaja, a sus colegas, sus empleados, incluso a sus familias. Las oportunidades y los obstáculos de un individuo tienen sus raíces en su mundo personal, en su ser”.

Un excelente mentor es, sobre todo, empático.

 

4. Un buen mentor ayuda a los emprendedores a superar sus límites - sin dejar de ser realista.

 

Marcelo nos cuenta de la primera emprendedora a quien apoyó. Cintia tenía un negocio de organización de eventos para niños, trabajaba desde su casa y quería sostenerse económicamente a través de su negocio. Al empezar a trabajar con Cintia, Marcelo entendió que ella tenía un obstáculo muy grande: su inseguridad.

 

Cintia pensaba que, debido a su clase social, no podría encontrar clientes que pagaran lo que sus servicios valían. Ella también tenía mucho miedo al riesgo, no confiaba en que podría ser capaz de pagar un crédito necesario para comprar un cámara de fotos (a pesar que todo indicaba que sí). Marcelo trabajó durante 4-6 meses exclusivamente en la auto-confianza de Cintia. Se enfocó en ayudarla a ver cómo otros percibían su negocio. La ayudó a ver el potencial de su trabajo y el de ella misma. Finalmente su negocio empezó a funcionar muy bien. Lo que Marcelo aprendió es que en muchos casos los emprendedores transfieren sus limitaciones y barreras personales a sus negocios.

“Unos de los objetivos de la mentoría es comprender que los proyectos no tienen límites. Es el emprendedor quién los establece, y debe ser consciente de ello. Tratamos de superar la mentalidad de ‘yo puedo solamente hacer esto, porque no soy capaz de hacer más.’”

 

5. Un buen mentor no lo sabe todo.

 

“Es bueno aceptar que no podemos saberlo todo”, dice Marcelo. “Hay conocimiento que solo tiene el emprendedor. Hay un conocimiento que nosotros podemos compartir y hay también conocimientos que ninguno de los dos tiene. Sin embargo, un buen mentor ayuda a identificar los conocimientos que faltan, y construye los caminos para que el emprendedor los incorpore”.

 

Marcelo asegura que los mentores no son seres superiores, pero los buenos mentores también representan la voz del realismo. ‘Creer en la capacidad de un emprendedor para crecer y aprender es muy importante. Nuestro papel no es limitar, o ser pesimista, sino ayudar a los jóvenes emprendedores a darse cuenta de los esfuerzos que tendrán que invertir para que su visión pueda tomar vida.’

 

Ser un mentor es una búsqueda de equilibrio entre varios pilares: compartir conocimientos y reconocer la posibilidad de cometer errores; apoyar sin influir en el emprendedor y ser empáticos buscando constantemente superar los límites y derribar barreras. Ser un mentor es un verdadero arte y la oportunidad de generar un impacto en la vida de los emprendedores, de sus familias y sus comunidades.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Proyecto Empuje, presente en la Cumbre de Emprendimiento Juvenil de Latinoamérica y el Caribe

September 11, 2017

1/2
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square